Ha pasado un año ya desde que la cadena SER destapó el Barçagate y se había postergado hasta en seis ocasiones el levantamiento del secreto de sumario sobre la investigación para no interferir en las elecciones. Pero el caso ha explotado de lleno en la semana en la que el club azulgrana elegirá al sucesor de Josep Maria Bartomeu. El expresidente ha sido detenido junto a Jaume Masferrer, su antigua mano derecha, a Òscar Grau , CEO del club, y a Román Gómez Ponti, jefe de los servicios jurídicos, después de que la unidad de los Mossos d'Esquadra especializada en delitos económicos se haya personado en las oficinas del club. El expresidente ha pasado la noche en el calabozo y este martes, sobre las 9 de la mañana, tiene previsto declarar ante la jueza Alejandra Gil en la Ciutat de la Justícia.

Bartomeu pasa la noche en el calabozo por el 'Barçagate' (leer noticia)