Mediana edad, bien vestido, educado, su método para robar libros en distintas librerías de Barcelona y alrededores no levantaba sospechas. Actuaba siempre igual: compraba un libro, pedía que se lo envolviesen y aprovechaba ese momento para vaciar discretamente las estanterías. Para ello usaba un abrigo con múltiples bolsillos interiores, diseñados exclusivamente para ese fin. La noticia saltó en la Cadena Ser, merece la pena escuchar su excelente reportaje.

Así actuaba el ladrón de libros en serie de Barcelona (leer noticia)