Cuando Estados Unidos se levante el miércoles estará tan partido en dos como lo estaba antes de las elecciones, con un mapa electoral que apenas ha variado y con la amenaza latente de una larga batalla judicial por delante. Ese es el dibujo que esbozan los resultados provisionales, sin un claro ganador a estas horas y la posibilidad de que no se conozca el desenlace hasta dentro de varios días. Precisamente el escenario que todo el mundo quería evitar para disipar la explosiva tensión que se ha apoderado del país. No lo conseguirá porque, en un ataque sin precedentes a la legitimidad de su democracia, el presidente Donald Trump se atribuyó falsamente la victoria tras denunciar un fraude que no existe. La aterradora crónica anunciada que lleva telegrafiando durante meses. [Sigue el escrutinio de las elecciones en EEUU 2020 en directo.]

Trump se atribuye la victoria sin tener los votos necesarios (leer noticia)