Ir a contenido

Durante 14 años, Albert Rivera ha sido el líder de Ciudadanos. Hasta que este lunes, los desastrosos resultados obtenidos el 10-N llevaron al político catalán a adoptar tres decisiones: dimitir de su cargo como presidente del partido liberal, renunciar a su acta de diputado en el Congreso y abandonar la política para regresar a su actividad profesional como abogado. Ante medio centenar de dirigentes del partido y trabajadores que hicieron lo imposible para no romper en lágrimas, Rivera cerró una etapa de su vida, aquella que, dice, recordará con mayor cariño pero que, a la vez, más le ha desgastado.

Rivera dimite y deja a Cs sin rumbo político (leer noticia)