Ir a contenido

El plató del 'debate decisivo' de Atresmedia se convirtió durante la noche de este martes en un auténtico campo de batalla entre los candidatos a la presidencia del Gobierno: Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado. El debate, seguido por 9,5 millones de espectadores, fue más ágil y abierto que el emitido el pasado lunes en RTVE y desembocó en una mayor tensión entre sus protagonistas.

El discurso de Iglesias contra la corrupción ("legal e ilegal)" deja fuera de juego a Sánchez y Rivera (leer noticia)