Ir a contenido

Pedro Sánchez fracasó este martes en su intento de ser reelegido presidente del Gobierno, pero no todo está perdido. Un día después de que Pablo Iglesias y él aireasen sus diferencias en público, durante un intenso debate parlamentario, el PSOE y Podemos recularon en sus posiciones y reactivaron la negociación, bloqueada desde el lunes a primera hora. Los socialistas dieron su visto bueno a que Irene Montero, número dos y portavoz de los morados en el Congreso, ocupase una de las vicepresidencias. También estudiaron la posibilidad de plantear a Iglesias una nueva oferta que fuese más allá de la anterior, que consistía, como adelantó EL PERIÓDICO, en crear los ministerios de Vivienda y Juventud y una nueva vicepresidencia que coordinaría ambas carteras. Podemos, que había rechazado esta propuesta, recogió el guante. En lugar de votar en contra en el primer intento de investidura de Sánchez, como tenían decidido a primera hora, se abstuvo, abriendo la puerta a un apoyo el próximo jueves y detallando las parcelas de poder a las que aspira: ecologismo, política fiscal, ciencia, igualdad y empleo.

Sánchez e Iglesias se dan una última oportunidad (leer noticia)