Cintia Montes llegó en 2015 a Londres como 'au pair'. Debía encargarse de llevar al cole a dos niñas y atenderlas durante las horas de la cena, antes de meterlas en la cama. Contactó con la familia desde España a través de un grupo en Facebook. Entonces "no hablaba una palabra de inglés", recuerda. La experiencia ha cambiado la vida de esta maestra extremeña. "Mi trabajo en España era nada, un salario muy bajo, pocas expectativas. Había viajado antes a Londres como turista y la ciudad me gustaba. Pensé que en un año podía aprender el idioma y me decidí". Hoy ya no es 'au pair', aunque mantiene una estrecha relación con la familia en la que estuvo y de la que habla con gran cariño. Ahora trabaja en un centro escolar londinense en el que comenzó colaborando voluntariamente. Es profesora asistente, enseña español y pronto espera ser profesora titular.

El Brexit provoca la escasez de 'au pairs' y camareros en el Reino Unido (leer noticia)