Ir a contenido

De los actos conmemorativos de los 50 años del primer viaje a la Luna, el golpe televisivo más ingenioso ha sido el de A-3TV Noticias 2. Los servicios de realización y grafismo de la cadena instalaron en el plató un potente dispositivo de realidad virtual aumentada, y recrearon allí mismo aquel viaje a la Luna. Primero, como si estuvieran en 1969, en Cabo Cañaveral, lanzaron el pepino, o sea, el Apolo XI. Y luego, como si el plató fuese la Luna, se posó allí el Módulo Eagle. Ha sido un estimable trabajo de ingeniería digital. En lo único que discrepo un poquito es que a Vicente Vallés, conductor de este noticiario, le hayan hecho salir vestido con traje y corbata, como cualquier otro día. Hombre, debería haber salido de astronauta, con escafandra incluida. Se habría producido una ósmosis perfecta con los artilugios virtuales que había en ese plató recreando la superficie de la Luna. También ha faltado un cura. Un sacerdote circulando por allí.

Viaje a la Luna sin escafandra (leer noticia)