31 may 2020

Ir a contenido

Situación de emergencia en los platós de la tele. En los programas con público ya hace algunos días que se ha eliminado el público. Buenafuente la semana pasada ya hizo su Late motiv simulando estar encerrado a varios metros bajo tierra, en un búnker. Pero quizá la imagen más llamativa fue la de la Gala de Operación Triunfo del domingo (TVE-1). Los concursantes actuaron encerrados en la Academia, y el presentador Roberto Leal presentó el programa desde el sofá de su domicilio, con su perrita chihuahua como única compañía. La directora de la Academia, Noemí Galera, hablando con él desde un plasma de televisión le decía: «¡Ay Roberto!, esto es para mí super raro. Te veo aquí y pareces Rajoy». ¡Ah! Fue un golpe divertido. Efectivamente, Roberto Leal se comunicaba con la Academia a través de una pantalla de TV como medida de protección ante el coronavirus. Rajoy lo hacía por otro motivo: se escudaba tras un plasma para evitar a los periodistas. Quizá también nos considera un virus. Mientras escribo estas líneas se acaba de anunciar la cancelación temporal de Operación Triunfo. Todos los concursantes volverán a casa inmediatamente. Es una medida sensata. El simpático chihuahua de Roberto probablemente pasará a la historia canina del mundo como el último espectador, el pintoresco testigo de excepción, del cierre temporal de este concurso.

Un chihuahua, el último espectador de 'OT' (leer noticia)