Ir a contenido

Colocado delante de una gran pantalla, Toni Cruanyes, el presentador del TN vespre (TV-3), nos mostró el martes las palabras y frases que la Junta Electoral ha prohibido a TV-3 que las utilice de ahora en adelante y hasta el 10 de noviembre entrante. «Ni ‘presos polítics’, ni ‘exili’, ni 'consell de la república’, ni ‘assemblea de càrrecs electes’... No podemos decir ninguna de estas palabras mientras dure el periodo electoral». ¡Ah! Esto de prohibir expresiones y palabras merece analizarse. Muchas veces produce el efecto contrario al deseado. Una manera ingeniosa de contrarrestar la prohibición, y al mismo tiempo ciscarse, es comenzar cada día, en cada informativo, repitiendo la orden de la Junta Electoral. O sea, ir repitiendo de manera sistemática las palabras que les impiden pronunciar. De hecho, en TV-3 ya lo están practicando: en el TN migdia del día siguiente, el miércoles, ya nos dibujaron en la pantalla, otra vez, las palabras condenadas. ¡Ah! Es de una efectividad colosal. Se transforma la prohibición en un arma. Un boomerang.

TV-3: cada palabra prohibida es un arma (leer noticia)