22 feb 2020

Ir a contenido

Esta semana, en el Parlament de Catalunya, se ha denunciado a TV-3 –también a CatRàdio– por ocultación continuada de la corrupción, fraude y evasión de impuestos que afectan a la Pujol’s family. Efectivamente, hace tiempo que desde aquí también lo vengo denunciando. Desde aquella pintoresca historieta de la deixa de l’avi (julio 2014), hasta todo lo que hemos sabido después, y vamos sabiendo de forma entrecortada, la opacidad de TV-3 sigue siendo total. Ni un documental, ni un 60 minuts, ni un retrato, panorama, resumen o especial informativo. Nada. La obligación de TV-3 de que la ciudadanía esté informada no va con este caso. Lo curioso, lo novedoso, es que después de estos años de desinformación y encubrimiento, parece que TV-3 ha decidido inaugurar una singular estrategia con el 'exhonorable': irlo sacando, poco a poco, en pantalla, que vaya recobrando la visibilidad mediática, y hacerlo en positivo, es decir, que vaya hablando de todo menos, naturalmente, de las causas judiciales que pesan sobre él y su family.

Con lo del 3% vivíamos mejor (leer noticia)