Ir a contenido

Estos días Bob Pop está ejerciendo de presentador de Late motiv (#0 Movistar +). Tiene golpes muy buenos, de un sarcasmo muy tremendo. El martes nos decía: «Últimamente no eres nadie en televisión si no traes a un invitado fascista. Nosotros no queremos ser menos. Hemos traído a un fascista pata negra. ¡Que entre Benito Mussolini!». Y efectivamente, mientras por la megafonía sonaban gritos clamando «¡Duce! ¡Duce! ¡Duce!», apareció en el plató Mussolini. O sea, la versión teatral que Leo Bassi está haciendo del dictador italiano, en la Sala Mirador de Madrid. ¡Ah! Estaba contento Il Duce. Exclamó: «Soy un hombre feliz. Después de 85 años de mi derrota, el fascismo está volviendo en todo el mundo. En España también. Pero éstos de ahora son unos aficionados. Necesitan un profesional como yo». Y acto seguido pasó a dar las líneas maestras para que los fascistas de hoy prosperen y puedan cabalgar imparables hasta la victoria final. Contó, por ejemplo, que ya no hay que luchar contra el comunismo porque «en Rusia ya son más capitalistas que aquí».

En vista de lo que hay, Mussolini nos visita (leer noticia)