Ir a contenido

El jueves, debido a la entrevista de Vicent Sanchis a Quim Torra, TV-3 decidió retirar Polònia y posponer su emisión al sábado. Hombre, no hacía falta. Tuvo tantos momentos surrealistas este encuentro del president de la Generalitat con el todavía director de TV-3, que parecía que estaban en Polònia en lugar de estar en Palau. Resaltemos dos instantes colosales, de alta extravagancia. Uno, cuando Sanchis le preguntó si tenía pruebas de que los autores de los incendios y los actos vandálicos eran agentes infiltrados. Torra se quedó un momento concentrado, pensativo, y enseguida contestó que era gente extraña, rara, «gente que no la habíamos visto nunca» y añadió: «Los Mossos ya lo investigarán». O sea, lancemos de entrada el concepto infiltrados, que cuaje entre la ciudadanía, y luego ya veremos si las investigaciones nos lo cuadran. Otro instante fue cuando Sanchis le comentó que la oposición le acusa de ser solo el president de los independentistas, no de toda Catalunya. ¡Ah! Este comentario, viniendo del director que ha transformado TV-3 en la tele privada del independentismo en lugar de ser la tele nacional al servicio de todos los catalanes, demuestra un sentido del humor francamente notable. En fin, visto lo visto, no hacìa falta retirar Polònia y darnos un disgusto a sus fans. Con solo colocar sobre las cabezas de Torra y Sanchis un rótulo que pusiera Polo News, habría bastado.

Torra y Sanchis hicieron 'Polònia' (leer noticia)