28 feb 2020

Ir a contenido

Hay una extraña excitación televisiva sobre Leo Messi. Me refiero a lo que algunos programas deportivos nos lanzan en forma de bombardeo. Pongamos por caso El rondo (La 2 de TVE), o en el canal Gol TV también. Entre otros. Es tremendo. De entrada nos acribillan diciendo: «¿Está Messi tan enfadado? ¡Podría marcharse el próximo verano! / ¡La peor pesadilla del Barça acaba de estallar! / ¿Adiós al rey?». ¡Ah! Los que de fútbol entendemos muy poco, como es el caso de un servidor, con estos impactos que nos colocan quedamos acollonados y boquiabiertos. Luego vas viendo el curso de estos programas, que han comenzado así, tan apocalípticos y pavorosos, y resulta que todo son especulaciones. Rumores que se van retroalimentando desde esos mismos platós. Ningún dato concreto. Ni una sola declaración del propio Messi. Hombre, esta forma de recalentar a la audiencia con eslóganes sensacionalistas, y además sin aportar ningùn fundamento, son habituales en formatos televisivos que se dedican al mundo de la viscera, a las autopsias en vida, al petardeo hemoglobínico sobre la carne de cañón.

Perdigonadas (de sal) sobre Messi (leer noticia)