Ir a contenido

Se está poniendo de moda ir a Pasapalabra (T-5). Me refiero a los políticos. Esperanza Aguirre estuvo en febrero de este año. Juan Carlos Monedero, que no se puede considerar estrictamente un político, allí apareció hace10 meses atrás. Ahora acaba de aterrizar Andrea Levy. Es natural esta afición que les ha entrado. En Pasapalabra no hay peligro de quedar como un asno. En este concurso no les miden el nivel cultural. Les hacen preguntas de anecdotario. Pamplinas. Curiosidades insignificantes. Andrea, el lunes, solo falló cuando Christian Gálvez le preguntó cuál de esos cuatro (David Hasselhoff, Rappel, Leonardo Dantés o Felipe González) tenía el título de profesor de francés. Dijo Hasselhoff, y era Rappel. Recuerdo que a doña Espe le preguntaron qué artista llevó una vez un moño peluquero ideado por Madonna. También falló. ¡Ahh! No tiene ninguna importancia. No saber eso no significa ser un borrico ignorante. Quizá deberían haberle preguntado por Sara Mago, que es una leyenda falsa pero picante.

Miedo a quedar como un asno (leer noticia)