Ir a contenido

El otro día la presentadora de Viva la vida (T-5), Emma García, comenzó su programa muy entusiasmada. Había quedado encantada con el desfile de las Fuerzas Armadas. Y nos dijo que había preparado una performance sobre la marcha para rendirles homenaje. El número consistió en disfrazar de legionarios a su troupe de colaboradores, ayudantes y cotillas en general. Hombre, le salió un show un poco macarrónico, la verdad. Pero hubo algo interesante. Resulta que también convocaron a una cabra, disfrazada de cabra de la Legión, y vimos que la llevaban arrastrando entre dos porque la cabra no quería entrar. Mientras todos hacían el cutre jolgorio, la cabra se resistía heroicamente a participar. Hasta el punto que la propia Emma García acabó exclamando: «Bueno, si la cabra no quiere entrar, que se quede fuera». Efectivamente. La bestia se retiró con una dignidad muy grande.

La sensatez de una cabra sin trincheras (leer noticia)