24 nov 2020

Ir a contenido

Aterriza nueva temporada de los Gipsy Kings en Cuatro. Aunque parezca mentira, siguen dándole cancha al prestamista de Palma. La nueva ocurrencia de este primer capítulo ha sido convocar al vidente Rappel y que lea el futuro del prestamista en su sangre. Le iba pinchando en el dedo corazón de la mano izquierda, y las gotas de sangre caían en una vasija llena de agua. Formaban figuras inquietantes. Rappel le decía: «Veo que tienes que ir al origen. Al meollo. ¿Para qué has venido a este mundo?». ¡Ah! Lo del meollo no acabaron de entenderlo, ni el prestamista ni sus acompañantes. Creían que el meollo era algún país lejano. Lo de ver el futuro a través de la sangre, en la magia negra clásica, lo hacen con una gallina o un pollastre. Tiene sentido: hay casos en que su sangre es más limpia que la de algunos humanos. Al margen del show de Rappel, es deplorable el retrato que, a través de este prestamista, se está haciendo del pueblo romaní. Lo vengo diciendo desde que comenzó este esperpento, hace al menos cuatro temporadas.

La sangre del prestamista (leer noticia)