Ir a contenido

Marismas del Guadalquivir. Revuelo de alegres y descalzas señoritas. Asidas a un blanco lienzo, en corro, mantean a un pelele relleno de trapo y serrín. Si estuvieran en Valencia en lugar de Sevilla, parecería una de aquellas estampas de Sorolla cuando en la playa de la Malvarrosa pintaba bañistas. ¡Ah! Qué delicada –no me canso de repetírselo– es esta serie, La otra mirada, que emite TVE-1. Es una delicia. Y, sobre todo, tiene un nervio feminista magnífico.

1001 peleles asesinos (leer noticia)