24 sep 2020

Ir a contenido

En las muchas veces que ha visitado Miguel Ángel Revilla La Sexta noche, nunca le habíamos visto como le vimos éste sábado. Primero enfadado e irritado; luego emocionado hasta el punto de brillarle puntos acuosos bajo los párpados; y finalmente yo diría que hasta un poco asustado. Enfadado cuando denunció lo que le dijo un altísimo cargo del PSOE, al que no nombró, en el momento en que se supo que Revilla no iba apoyar la investidura de Sánchez: «Parece mentira que hayas tomado esta decisión, salvo que la señora Botín haya decidido por Cantabria». Y añadió entonces, enfurecido: «¡A mi no me presiona ni Dios! ¡Ni me ha presionado Ana Botín, ni nadie!».

¡Dicen que Pedro Sánchez no hace prisioneros! (leer noticia)