06 abr 2020

Ir a contenido

El Especial coronavirus: volem saber que nos acaba de presentar Laia Servera en TV-3 ha tenido un magnífico registro de audiencia (26,7% de cuota de pantalla), merecidísimo por la calidad del enfoque, tratamiento e intención. Ahí estaba, por ejemplo, el doctor Antoni Trilla, jefe del departamento de Epidemiologia del Hospital Clínic de Barcelona, que se ha transformado en un referente al que acuden muchos medios de comunicación, muchas cadenas de televisión, desde que brotó la epidemia. Pero quisiera destacar también el trabajo de anatomía del virus que tan graficamente, tan ingeniosamente, tan visual, nos hizo Pere Renom, biólogo y reportero científico. Hasta ahora los especiales sobre el coronavirus que hemos visto en la tele se han centrado en datos de expansión, curvas de afectados, población de riesgo y medidas precautorias. Están muy bien estas alertas. Ayudan a concienciar a la ciudadanía, acotan la magnitud e intentan evitar que caigamos en el pánico. En esta ocasión, además de todo esto, Renom nos ha hablado también de la personalidad, aspecto, carácter, fisiología y comportamiento de este depredador llamado Covid-19. Nos ha hecho un perfecto estudio de sus intenciones y de su anatomía. Lo ha reproducido con un ingenio plástico admirable, usando los dientes del tenedor para representar el sistema de ataque que le caracteriza, un ataque a base de tres proteínas –la S, la más temible– que lo transforman en un letal perforador de células humanas, y una vez dentro de ellas, en un huésped terrorífico. Por fin hemos visto en la tele una plasmación didáctica, útil, divulgativa, y nada frívola, de este virus alienígena.

Covid-19: anatomía de un alienígena (leer noticia)