Ir a contenido

Se ha generado un pequeño debate acerca del papel de los tres periodistas (María Claver, Albert Castillón y Carlos Cuesta) actuando en el estrado y frente a las cámaras como animadores y lanzadores de consignas en la manifestación de la plaza de Colón. Hay opiniones encontradas. Hay quien opina que ha sido una actuación lamentable, incompatible con el ejercicio del periodismo. ¿Cómo podrán informar de política a partir de ahora, con qué ecuanimidad y fiabilidad si se han significado como agentes de propaganda de una ideología determinada? ¡Ah! Este es un debate interesante.

Periodistas 'hooligans' y caldo de pollo (leer noticia)