Ir a contenido

El periodista y profesor emérito de la UAB Manuel López acaba de publicar un libro francamente interesante. Se titula La ética y los periodistas que hacen publicidad. Es un un análisis meticuloso, serio, sobre algunos estupendos ejemplares de la élite del periodismo actual que transitan entre la información y la propaganda con toda naturalidad. Dice López, reflexionando en voz alta: «Es una obligación de los periodistas honrar su profesión sin inmiscuirse en intereses comerciales o políticos». Y añade citando una sentencia del profesor Bernardo Díaz Nosty: «Es la degradacion más absoluta que se puede alcanzar en la profesión periodística». Mientras voy leyendo el libro asisto a la vez al glorioso balance que acaba de hacer el TN vespre (TV-3) del primer año de Quim Torra como President de la Generalitat. ¡Ah! Les ha salido un trabajo fantástico. El énfasis con que nos contaban el gran logro del año, «la recuperación de las instituciones catalanas después del 155», ha sido emocionante. Al final de la pieza, a modo de peladillas díscolas, han soltado un momentito quejas de Martín (C’s), Iceta (PSC) y Albiach (Comuns), pero las han comprimido todas juntas en 32 segundos escasos y claro, quedaron como pinceladas de unos enredadores, unos liantes, quizá hasta de unos malos catalanes.

La propaganda: el año Torra en TV-3 (leer noticia)