Al menos dos de las siete calderas de gas del edificio que explotó en la calle Toledo número 98, en pleno centro de Madrid, el pasado miércoles no habían sido registradas en la Dirección General de Industria y, por tanto, no estaban inscritas en el registro oficial de la Comunidad de Madrid, según ha podido saber EL PERIÓDICO de fuentes autonómicas. Otras fuentes del caso aseguran a este diario que serían tres las instalaciones sin registrar y que el bloque de viviendas solo "había declarado oficialmente tres calderas atmosféricas y una estanca". Esta es una de las primeras certezas de la investigación abierta por el juzgado de instrucción número 35 de Plaza de Castilla sobre el accidente que se originó en el edificio de siete pisos parroquiales de la iglesia de la Virgen de la Paloma, en el que murieron cuatro personas y otras diez resultaron heridas.

Dos calderas del edificio que explotó en Madrid no estaban inscritas en el registro de la Comunidad (leer noticia)