Vídeo vejatorio del geriátrico Mossen Homs de Terrassa

Una excuidadora de una residencia de ancianos de Terrassa (Vallès Occidental) ha pactado una pena de año y medio de cárcel por vejar a una anciana discapacitada, mientras una compañera la grababa en el móvil y difundía en Instagram el vídeo, que en plena pandemia se convirtió en viral.