Ir a contenido

Algunos sonríen al ver que alguien los escucha, otros se llegan a enfadar y, en algún caso hay quien opta por pedir deseos a la virgen. Estas son algunas de las reacciones que captaron 549 voluntarios de la Fundació Arrels durante la noche de este miércoles entrevistando a personas que duermen en la calle. Al menos por una noche tomaron la palabra. "Podría ser yo", comentaba un voluntario. Aunque al final, la gran sorpresa es el número de respuestas obtenidas. "Pensaba que nadie quería explicarnos su historia, quizá es que nunca nadie les escucha", comenta un grupo de chicas al terminar.

La Fundació Arrels hace oír las voces de la calle (leer noticia)