Ir a contenido

La mayor cárcel de ballenas del mundo, que retiene a casi un centenar de orcas y belugas en el mar de Ojotsk, se ha convertido en un grave problema de imagen para el presidente ruso, Vladímir Putin, que siempre se había declarado un firme defensor de los animales.

Así es la cárcel de ballenas que hay en un puerto ruso (leer noticia)