Ir a contenido

Un año después de que la Unión Europea diera un paso más en la aceptación de los insectos como alimento, el consumidor occidental aún no ha atravesado la barrera psicológica para hacerles un hueco en su plato, una apuesta pionera en Bélgica, primer país europeo en explorar su potencial alimentario.