Ir a contenido

Aunque parezca, a simple vista, una contradicción, existen desiertos marinos. Y cada vez se detectan más. Esta proliferación, que es consecuencia del calentamiento global; de la sobrepesca; de la entrada en determinados mares, como el Mediterráneo, de especies invasoras, y de la contaminación que padecen los océanos entraña notables peligros para la vida en el planeta. El problema de fondo es, como en todos los sistemas ecológicos, el equilibrio que debe establecerse en los diversos hábitats y que a estas alturas está seriamente dañado, con lo cual se percibe una espiral negativa que se presenta como una amenaza candente.

Emergencia ambiental marina (leer noticia)