Ir a contenido

El ministro de Asuntos Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, aseguró el lunes desde Montevideo que tiene la "plena certeza de que María va a cumplir con la sentencia" que le impuso la jueza de Vielha y que entregará a su hija de 7 años al padre, a lo que la mujer y el país sudamericano de momento se ha negado. Madre e hija llevan cuatro días antrincheradas en el Consulado de Uruguay en Barcelona, país del que es originaria la mujer (la menor tiene doble nacionalidad). Este martes por la mañana, las dos han recibido la visita de amigos y familiares mientras los Mossos siguen custodiando la entrada de la oficina diplomática, tal y como ordenó la togada, para llevarse a la pequeña y entregársela al padre en cuanto salga de la legación.

El Gobierno de Uruguay confía en que María entregue la niña a su padre (leer noticia)