27 nov 2020

Ir a contenido

El bebé se ahogaba. Los padres, que se encontraban en ese instante en el vestíbulo de la Ciutat de la Justícia, se bloquearon. Con el recién nacido en brazos, rodeados de cada vez más personas que los observaban angustiados. Una de ellas, una mujer, corrió al exterior a buscar ayuda y dio con una pareja de agentes de los Mossos d’Esquadra de guardia. Era una patrulla integrada en el dispositivo Toga que da seguridad a sedes institucionales ante actos vandálicos. La mujer, como pudo, les indicó que había unos padres en apuros en el interior del edificio porque su hijo se ahogaba. Los dos policías, uno en prácticas y el otro a punto de ser padre primerizo –su hija nacerá en enero–, abandonaron el puesto y la siguieron. Corriendo.

Dos mossos reaniman a un bebé que no respiraba en la Ciutat de la Justicia (leer noticia)