Ir a contenido

Pedro Sánchez ha confesado tener envidia. Envidia de todos los alcaldes socialistas que desde el 26 de mayo -tras las elecciones municipales- están gobernando con plenas capacidades. Él no. Y por eso les tiene envidia. El presidente del Gobierno en funciones ha aprovechado su participación en el Consejo de Política Municipal celebrado esta mañana en Toledo para demostrar que no ha tirado la toalla en las durísimas negociaciones con Unidas Podemos de cara a su investidura.

Pedro Sánchez reclama a Unidas Podemos "un paso al frente" (leer noticia)