30 oct 2020

Ir a contenido

La operación de la Guardia Civil del 20 de septiembre del 2017 en la Conselleria d'Economia supuso la primera piedra del relato judicial construido en torno al delito de rebelión. Las imágenes del cerco a la sede del departamento, del asedio a los agentes que registraban las oficinas, de los coches policiales destrozados por la multitud y, sobre todo, de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart encaramados a uno de esos vehículos megáfono en mano justifican, según la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, la existencia de violencia en el 'procés'.

Así quedaron los coches de la Guardia Civil el 20-S (leer noticia)