El ‘president’ sustituto en funciones, Pere Aragonès, compareció este miércoles ante el Parlament para abordar los disturbios en las calles de Barcelona, y otras ciudades catalanas, iniciadas con la detención del cantante Pablo Hasél. Aragonès trazó un discurso muy medido y buscadamente equilibrado, quizá por hallarse en plenas negociaciones con la CUP y con Junts para formar Govern.

Pere Aragonès: “La violencia ni es un derecho ni es una forma de protesta democrática” (leer noticia)