Ir a contenido

La abogada Marina Roig, en nombre del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, sostuvo que "en el otoño de 2017 se produjo un conflicto político de gran calado entre Catalunya y España", por el que una gran parte de la sociedad catalana salió a la calle a protestar sin incurrir en la violencia. "Criminalizar la movilización popular es un graver error que puede tener consecuencias nefastas", añadió.

La defensa de Cuixart apela al "conflicto entre Catalunya y España" del otoño de 2017 (leer noticia)