21 sep 2020

Ir a contenido

En los casos de corrupción son frecuentes los vasos comunicantes, y eso se acentúa aún más si en una de las causas lo que se investiga es cómo se torpedeó otra. Así ha ocurrido con la seguida por la operación Kitchen, en la que un dispositivo policial espió al extesorero del PP Luis Bárcenas para arruinar el procedimiento abierto con sus 'papeles' para averiguar si su partido se financió de una caja b. El juez que instruye este fleco del 'caso Gürtel', José de la Mata, ha declarado acreditado que el espionaje al exsenador 'popular' ascendió al menos a 53.266 euros, que se pagaron de los fondos reservados del Ministerio del Interior cuando a su frente estaba Jorge Fernández Díaz.

El juez acredita que el espionaje a Bárcenas costó al menos 53.266 euros de los fondos reservados (leer noticia)