12 jul 2020

Ir a contenido

”Nos teníamos que hacer respetar”. Así ponderó un alto cargo de ERC la medida tomada por Ernest Maragall de “abrir un paréntesis” en los contactos con la alcadesa en funciones Ada Colau. Una suspensión temporal, que nunca una ruptura de las negociaciones, que pretende presionar a Barcelona en Comú (BeC) para que se defina y elija entre, palabras del propio Maragall, “un proyecto de ciudad progresista que genere estabilidad con ERC, y el invento de la aberración del voto y la inestabilidad de un gobierno supeditado y siempre pendiente y condicionado por la figura y el voto de Manuel Valls".

Ernest Maragall suspende los contactos con Ada Colau (leer noticia)