Ir a contenido

A las puertas de la sentencia del 'procés', Toni Comín (Barcelona, 1971), 'exconseller' de Salut y mano derecha del 'expresident' Carles Puigdemont en Bélgica, dice sentirse con legitimidad para explicar lo que define como las "verdades incómodas": que no habrá independencia solo ampliando la base social independentista o con otro choque institucional, sino provocando un bloqueo económico del Estado. Un Estado que, afirma, está en guerra contra Catalunya y que no ha abandonado el franquismo. Comín habla también sin pelos en la lengua sobre ERC y hace confesiones autocríticas sobre los hechos de octubre del 2017.

Toni Comín: "Hay que buscar el desgaste económico del Estado" (leer noticia)