28 sep 2020

Ir a contenido

Ya está. El real decreto ley sobre los remanentes municipales está sentenciado. Murió. No recabó los apoyos para ser convalidado por el pleno del Congreso de los Diputados y fue tumbado por 193 a 156. El debate de este jueves ya era baldío para convencer voluntades, porque la exigencia de que el voto telemático estuviera registrado a las nueve de la mañana hacía posible conocer los números por anticipado. Pese a que el Gobierno apuró en las últimas horas, y pese a que Hacienda, a la desesperada, puso una última oferta sobre la mesa, no logró concitar un mayor consenso. El último gesto del Gobierno, no obstante, sí sirvió para que se adhirieran al decreto los comunes de Ada Colau, por lo que la unidad del Ejecutivo queda salvaguardada, ya que tanto el PSOE, el único partido que ha defendido estas semanas la medida, como Unidas Podemos, que mostraba muchos recelos, finalmente lo han respaldado.

Primera derrota parlamentaria del Gobierno de coalición con el decreto de los ayuntamientos (leer noticia)