Ir a contenido

El PP se niega a desvelar todavía qué precio pagará a Vox por los apoyos que le han permitido arrebatarle la alcaldía de Madrid a Manuela Carmena. Fuentes del partido conservador confirman lo que adelantaban ya los ultras este sábado: que la fuerza de Santiago Abascal se cobrará los votos en el ayuntamiento de la capital en juntas de distrito, es decir, haciéndose con el control de determinados barrios. Los populares, sin embargo, no concretan. Este domingo el nuevo alcalde, José Luis Martínez-Almeida, firmó el decreto de formación de su Gobierno en el que no incluye, de momento, cargos para Vox, y por lo tanto no se sentarán este lunes en la primera reunión del nuevo Ejecutivo. Los radicales parecen haber aceptado quedarse sin concejalías pero amarrar poder en escalafones inferiores, menos visibles, y han dado veinte días al PP para que les detalle sus funciones. Es ahí donde, previsiblemente, los radicales recibirán su recompensa. "Lo iremos viendo en los próximos días", asumió el primer edil.

El PP forma el gobierno de Madrid sin desvelar qué entregará a Vox (leer noticia)