Ir a contenido

El vicepresidente de Òmnium, Marcel Máuri, alerta que sin sentencia absolutoria el Estado tendrá un problema grave con la democracia