Más de tres años después de 1-O, los cinco miembros de la Sindicatura Electoral que el Parlament designó como órgano clave para supervisar el referéndum afrontan este miércoles su juicio por desobediencia y usurpación de funciones, delitos por los que la fiscalía pide dos años y nueve meses de cárcel para cada uno de ellos.

Los miembros de la Sindicatura Electoral del 1-O llegan a juicio por desobediencia y usurpación (leer noticia)