Ir a contenido

La derecha busca cambiar el foco de una campaña en la que parte con las encuestas en contra y situar el debate en una violencia radical que intenta vincular a Pedro Sánchez para agitar el fantasma del aliado independentista. Pablo Casado y Albert Rivera salieron este lunes a señalar al candidato socialista como cómplice de los escraches sufridos por PP, Ciudadanos y Vox en los últimos días por parte de extremistas en Catalunya y el País Vasco.

PP y Cs se dan una tregua para vincular a Sánchez con la violencia (leer noticia)