Ir a contenido

«Aquí no sirve para nada el fútbol», te dicen nada más salir al campo. Estás en un campo de fútbol con una pelota de fútbol y dos equipos con más ganas de golear que Cristiano Ronaldo en el Mundial. Pero te sientes más bien como Urdangarin en la cárcel. Estás en una burbuja.

Los deportes más raros de Barcelona (leer noticia)