Ir a contenido

Guitarrista de formación clásica, iniciada en otro instrumento, el piano, Laura Almerich aportó minuciosidad ejecutiva al mundo musical de Lluís Llach, pero más allá de eso fue una compañera estrecha, confidente y amiga del alma hasta el último aliento. Una figura muy querida en los ambientes de la ‘cançó’, que nos dejó este viernes, a los 78 años, después de una larga enfermedad.

Muere Laura Almerich, guitarrista y cómplice de Llach (leer noticia)