Ir a contenido

Es imposible ver 'Shootball' sin revolverse en la butaca. Sin sentir un asco infinito. Una incomodidad insuperable. Joaquim Benítez, a cara descubierta, explica que “no era el típico pederasta” sino que tenía un “comportamiento distorsionado” con los chavales de los abusó durante años. “Les preguntaba con respeto si les importaba que les tocara”, admite. El exprofesor de educación física de Maristas Sants-Les Corts de Barcelona con el que arrancó el monumental escándalo de pederastia desvelado por EL PERIÓDICO se pone ahora de rodillas ante la cámara, asegura que está “arrepentido” y pide perdón a sus víctimas.

El 'caso Maristas' llega al cine (leer noticia)