03 jul 2020

Ir a contenido

Sí, retrató a los hippies y a las primeras turistas y modelos en biquini en la Eivissa de los 50, abanderadas por la icónica imagen de Monique Koller, a la Gauche Divine, el famoso universo de intelectuales y artistas de la Barcelona de los 60, del que también formó parte, y a la Nova Cançó, con nombres como Serrat, Raimon o Llach, Maria del Mar Bonet. Pero el renovador Oriol Maspons (1928-2013), en palabras del director del Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), Pepe Serra, “uno de los grandes fotógrafos de la segunda mitad del siglo XX, un avanzado, que creó escuela”, documentó también con su cámara el terremoto que en 1972 arrasó Managua, la miseria de Las Hurdes o del barraquismo de la Barcelona de posguerra en los 50. Frente a la fotografía artística, Maspons hacía «fotografía útil», decía él mismo, término que da título a la amplia retrospectiva que hasta el 12 de enero dedica el MNAC a un creador, según la comisaria Cristina Zelich, que también entendía «la fotografía como notaria de su tiempo, como lenguaje para documentar su época».

Oriol Maspons, de la Gauche Divine a Las Hurdes (leer noticia)