Pilar Palomero estudió en un colegio de monjas desde los 4 hasta los 14 años. Su ópera prima como directora de cine va de monjas (no contra ellas). Y de niñas que se asoman a la adolescencia. Y de madres solteras y prejuicios. Y de la España de los 90 y la música que se escuchaba en cintas grabadas. ‘Las niñas’ no es un drama de denuncia contra la educación religiosa. Es una brillante película que narra los sentimientos de una cría que está empezando a dejar de serlo. En agosto, conquistó la Biznaga de Oro en el festival de Málaga. En enero, el premio Forqué. Esta noche la asociación de informadores cinematográficos (AICE) le han concedido el Feroz a la mejor película dramática, mejor dirección y mejor guion allanando así su camino a los Goya, que se concederán este sábado virtualmente desde Málaga.

'Las niñas' arrasa en los premios Feroz y ya apunta a los Goya (leer noticia)