Johnny Depp apadrina en San Sebastián un documental sobre el líder de Pogues

REUTERS / VINCENT WEST / VÍDEO: EFE

Es del todo lógico que Johnny Depp haya producido un documental sobre Shane MacGowan. Y no solo porque, como el que fuera líder de The Pogues, el actor está familiarizado con el lado salvaje; su amistad con MacGowan, además, se prolonga a lo largo de décadas. “Me siento muy feliz por tener una larga historia con Shane”, explicaba Depp durante la presentación de ‘Crock of Gold: A few rounds with Shane MacGowan’, el primero de los títulos aspirantes a la Concha de Oro presentados este domingo. “Y he querido que el mundo supiera de una vez por todas quién es: uno de los poetas más importantes de la histora”. Y en ese sentido el documental debe considerarse un triunfo pese a que no cuenta nada que no se contara ya en el magnífico libro de memorias ‘A drink with Shane MacGowan’ (2001) ni aporta novedades sustanciales al género de las no-ficciones del rock. Después de todo, debe de ser muy difícil hacer una película sin interés sobre una figura tan fascinante.