Ir a contenido

A Steve McQueen no le gusta hablar demasiado del éxito, el reconocimiento y los premios, incluido el Oscar, que alcanzó gracias a ‘12 años de esclavitud’ (2013). A lo largo de su carrera ha demostrado ser un director incómodo que ha intentado poner el dedo en la llaga alrededor de muchas cuestiones que continúan siendo un tabú dentro de nuestra sociedad. La brutalidad policial, la lucha ideológica y armada, la adicción al sexo, el racismo y la violencia han sido algunos de los temas que ha abordado en sus películas desde el punto de vista más visceral y físico.

'Viudas': un atraco con mujeres empoderadas (leer noticia)