Ir a contenido

Amarga sátira antibélica ambientada tras la primera guerra mundial, Nos vemos allá arriba ofrece diversas escenas visualmente deslumbrantes y un diseño de producción que incluye vestidos y máscaras exquisitos. Pero el exceso de hilos argumentales y atajos narrativos deslucen el esplendor formal, al tiempo que impiden que los personajes tengan tiempo para tomar forma. Pese a ello, y a que nunca llega a alcanzar los niveles de absurdo que su peripecia pide a gritos, la película de Albert Dupontel se muestra razonablemente efectiva combinando humor bizarro con asuntos sombríos como la corrupción, la venganza, el trauma y la muerte.

'Nos vemos allá arriba': entre pasarse y no llegar (leer noticia)